Live!

La Vela Puerca explota el Teatro Flores

A las 19hs se empezaba a formar la cola para entrar, a las 19.30 la fila ya pegaba una vuelta a la manzana. Remeras y mochilas de La Vela Puerca por todos los alrededores de Rivadavia al 7800.

Había un solo policía que cuidaba la zona, y tenía muchas ganas de irse a la mierda. Y si! Somos una banda amiga!

Alrededor de las 20hs, abren las puertas y la gente impaciente empieza a cantar algunas canciones: “Somo’ argentino’, somo’ uruguayo’ pero chileno no!”.

Definitivamente, La Vela no deja de convocar fans de todos los barrios. Grupos de amigos se vinieron desde Bahía Blanca y de Ranelagh hasta de Santa Fé.

A las 20.40 se abren los telones del Teatro de Flores, y aparece Cebolla para presentar a La Taza Calva, la banda invitada que tocaría antes que ellos. Una guitarra de la puta madre sonaba constantemente, acompañada por un batero que no paraba de agitarla. La verdad que es una banda muy recomendable, y que fue apoyada excelentemente desde el sonido.

Después de tocar unos 6 o 7 temas, La Taza Calva se despide y les dejan espacio a los que prueban los instrumentos y a los que chequean el sonido. Para mi que el que probaba la guitarra se moría por mandarse un riff… pero no lo hizo! Mal ahí…

Detonan los gritos de la gente a eso de las 21.30, cuando los integrantes de La Vela Puerca empiezan a colocarse en posición, para arrancar el recital con Sobre la Sien.

Dios cuanta energía que tenia la gente! Los pogos se formaban cada dos por tres y el quilombo no paraba!

Después de tocar dos temas más de “Piel y Hueso”, empieza el random de temas. Clásicos como Haciéndose pasar por Luz y Llenos de Magia hicieron que los espectadores no paren de cantar.

A los 40 minutos apróximadamente, La Vela corta el recital para generar el clima necesario para volver con En el Limbo, tema que provocó en el público unas ganas increíbles de seguir el show toda la noche.

Unas canciones después se produce un nuevo intervalo. Perfecto para que la gente pueda respirar un poco y se hidrate con una birra o un ferné.

Al rato, vuelven con unos temones como Va a Escampar, acompañados por Manolo, un invitado muy especial, amigo de la banda, que animaba al público y lo hacía gritar aún más fuerte.

¡Un aplauso enorme para los que estuvieron en el pogo, no había nadie que no estuviera chivado!

Pero lamentablemente, todo lo bueno tiene su final.

Después de amagar un cierre explosivo con toda la banda en vivo, el Enano se sienta en un banquito, con una guitarra acústica, y empieza a finalizar el recital con José Sabia. Mandril, lo acompaña en el cierre con algunos arpegios de bajo que hicieron más emotivo el cierre del espectáculo.

Al final de todo, el público terminó empapado, con la voz ronca, y alguna que otra zapatilla perdida. Pero claramente… valió la pena!

Crónica: Lucas Mendez

Fotos: Jacqueline Orion

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s