Live!

Massacre en La Trastienda: El Antídoto

Previo al lanzamiento de su próximo disco, Massacre realizó dos fechas en La Trastienda donde repasó sus clásicos y algunas perlitas.

.

massacre-undershutter

.

A comienzo de este año Massacre anunció la salida de un nuevo disco, por lo que la cantidad de shows disminuiría notablemente. Y así fue. Desde fines de marzo que Walas y compañía no se presentan en Buenos Aires, convirtiendo a estas dos fechas en  más que esperadas.

La noche del sábado comenzó con «Sembrar Sembrar» tema perteneciente al -gran- disco Juguetes Para Olvidar. La espera de muchos seguidores terminó, el reencuentro ansiado de una banda con su público se había concretado.

El setlist pasó por todos los clásicos de la banda como «Nuevo Día», «Te Leo Al Reves», «La Octava Maravilla», entre otros. La Trastienda ambienta  de manera ideal los shows de la banda, es el lugar por excelencia donde se llevan a cabo esas presentaciones recordadas. Y la noche del sábado -día del amigo- no fue la excepción. Varias perlitas sonaron para deleite de los concurrentes: «Cárcel, Casino y Templo», «Cuasi Delictual», «Juicio a un Bailarín», «Ante El Abismo» fueron algunas. Una perlita particular fue la trilogía «Ana (I. Ana se duerme II. Sueña III. Ana despierta)», ese guiño a Almendra que cierra el disco Aerial. 

Uno de los momentos intensos del show fue cuando sonó «Ambas Estatuas», una de las doce patologías que la banda esbozó allá por el 2003. Un tema extenso con una breve y contundente lírica que se desenvuelve en un sonido que invita a la introspección. Es uno de los temas más oscuros y retorcidos del repertorio. Los presentes se sumergieron en ese solo voraz a cargo de Pablo Mondello, uno de nuestros grandes guitarristas. Massacre sabe jugar perfectamente con esa variación de climas. Combina y alterna convenientemente entre el salvajismo y lo reflexivo, la respuesta a todo y el repreguntar infinito. Ese tinte híbrido hace de cada presentación una experiencia diferenciada. 

En ese intervalo que anticipa los bises -las últimas canciones sanadoras- se concentraba la expectativa por el final anunciado. La banda vuelve a escena con un rock and blues: «Plan B: Anhelo de Satisfacción» seguido, al hilo, del clásico «Tres Paredes». Las no vallas de La Trastienda permite que parte del público, en ese rito “polémico” del mosh, suba por momentos al escenario. Las úlimas dos, las que concluyeron el reencuentro esperado, fueron «Mi Mami no lo Hará» y «Violence», donde el Tordo, en su gran noche, terminaba entre el público. Massacre lo hizo una vez más.

.

Texto: Florencia Gonzalez
Fotos: Jacqueline Orion
***Galería de fotos completa en nuestro Facebook.
.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Un pensamiento en “Massacre en La Trastienda: El Antídoto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s