Live!

Divididos en el Luna Park: Casi 40 canciones ahí en el piso

Divididos “La aplanadora del rock” volvió al estadio Luna Park, con entradas totalmente agotadas hace semanas, y con nueva fecha confirmada para el próximo 19 de septiembre.

.

divididos-undershutter

.

Es ley para un Santo en remera hacer previa, amenizar la espera desde temprano hasta que llegue la hora del show. Algunos llegaban y se sentaban al sol, otros eligieron zapar con su guitarra sobre la vereda, y así se iba agrandando la patota.

Cerca de las nueve y media de la noche, todos los presentes se encontraban listos, esperando que el telón blanco que cubría el escenario caiga de una vez.
Y así fue, la energía comenzó a volar por el aire, casi como un tiburón. Las sombras delataban al trio ahí arriba, y Los Sueños y Las Guerras terminaron con la espera.

Casi a modo de intro Los Hombres Huecos y Azulejo le siguieron al primero de la lista.

Tras el “¡Buenas Noches!” De Ricardo Mollo, grito el Argentino, con Salir a asustar, ¿Qué Tal? Y ahí apareció el hombre de los dedos mágicos, Diego Arnedo con el primer solo de bajo de la noche.

Al clásico Basta Fuerte se le sumo La Rubia Tarada, y DBD (SUMO) acompañado este ultimo, por una gran bola de espejos, mas efectos de luz, que lograron uno de los grandes momentos de la noche al ritmo del Disco Baby Disco.

Luego de Ortega y Gases y Brillo Triste de un Canchero, la banda cumplió el deseo de muchos seguidores y realizo la famosa “rotación” Mollo se sentó en Batería, Arnedo a la voz y guitarra, y Ciavarella al Bajo, de allí se interpreto Hace que hace. “Hay muchos que dicen que hace, que hace y no hacen un carajo” decía Diego Arnedo, el publico mas que feliz.

Te dedicamos un pedacito de una canción tuya, ojala estés un ratito acá con nosotros” las palabras de Mollo eran obviamente para Luis Alberto Spinetta, antes de Para Ir.

Catriel dejó la batería, pero esta vez para sentarse en una segunda, mientras giraba sobre una tarima en el escenario, se venia otro gran momento, el chico que no para de romper palillos realizo Moby Dick (Led Zeppelín) junto a sus compañeros.

Sucio y Desprolijo estalló en pogo, seguido por haciendo cosas raras, mas tarde todos harían silencio para oír una hermosa versión de Soy quien no ha de morir.

Alambre González, según Ricardo “el mejor guitarrista de Argentina” se presento como invitado en los temas Zombie y Sobrio a las piñas.

La catarata de clásicos anunciaba un final, luego de Rasputín, El 38, y Paraguay el power trio perdió protagonismo, es que el pequeño Merlín Mollo, a upa de su padre, en el piso se adueño de la guitarra. Tras demostrar sus “habilidades” con las cuerdas de la viola, fue hasta el bajo del Cóndor Arnedo y también lo hizo sonar. El pequeño no paraba de reir y cautivar al publico, hasta se acerco al micrófono para saludar. Obviamente hubo que retíralo en brazos, ya que no demostraba interés en retirarse, un momento digno para el recuerdo.

Todo tiene un final: A la delta, Crua Chan, Next Week y Déjame en Paz cerraron una verdadera velada aplanadora. El trio jamás defrauda.

La próxima función será llevada a cabo en el Luna Park el 19 de Septiembre próximo.

.

Texto: Mon Romero
Fotos: Jacqueline Orion
***Galería de fotos completa en nuestro Facebook

.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s