Live!

No detuvo su motor

Viticus se presentó en el teatro Vorterix, a sala casi repleta. Durante dos horas la banda del Canciller Víctor Bereciartúa agito la noche de colegiales con sus canciones más potentes, y algunas de la gloriosa época de Riff.

.

DSC_6295 (1)

.

No hay tormenta que sea capaz de detener al Rock, mucho menos si se trata del gran Vitico y banda. Como bien mencionaba antes, la gran lluvia que azotó a la ciudad en la noche del sábado, paso desapercibida dentro de la sala del Teatro Vorterix. Los metaleros de raza, se paseaban orgullosos con sus largan melenas chorreando agua, y la birra en la mano esperando el momento deseado.

Vasos en alto, remeras convirtiéndose en hélices por un momento, Los Bereciartúa daban comienzo al show con “Un legendario”.

“Pappo sigue vivo en Viticus…” se oía desde el corazón de la sala, entonces llegaron algunos temas de Riff como “No detenga su motor” y “Ruedas de Metal“.

Como siempre es bueno algo de calma en medio de la locura, Nicolás Bereciartúa quedo solo en el escenario, para presentar un nuevo tema en guitarra acústica, llamada “Hermanos“.

Nuevamente la banda completa en el escenario, y el señor Vitico le decía a su gente “Esta es una buena noche para mí, para los viticos, espero que todos estén pasándola bien” la respuesta fue cantada.

Con “Sea lo que sea“, Vitico presentó e invitó a participar del show, a su nieto Felipetiene 15 y le gusta el cabaret” dijo su abuelo, el chico se notaba algo tímido, pero a su vez demostró que lleva la herencia de la familia muy en las venas. “Saludos a todos los niños presentes, nuevas generaciones rockeras” decía Sebastián Bereciartúa, realmente había varios mini rockeros dando vuelta por el teatro de la mano de sus padres.

Llego la que nos sabemos todos “Que sea Rock“, sonaba y parecía que el final se acercaba. Mientras los propios integrantes de la banda regalaban todo lo que podían al público, palos, parches, púas, listas, el telón amenazaba con cerrarse.

Los presentes querían más, se hicieron oír, y entonces llegó ella, “Susi Cadillac”, la última dama de la noche.

El cielo se seguía cayendo a pedazos, y los Viticus se retiraron orgullosos de un teatro al palo y ovacionados por todo el público presente, en el teatro del barrio de Colegiales.

.

Texto: Mon Romero
Fotos: Gux Ramone
***Todas las fotos en nuestro Facebook

.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s