Live!

Malón y Carajo: Con la cabeza partida al medio

En el marco de la gira “Rompiendo Cabezas”, Carajo y Malón se presentaron este viernes 13 de marzo en Ramos Mejía para una noche de celebración metalera.

IMG_7745

Lo primero que se ve al ingresar al boliche Pinar de Rocha (ésta noche convertido en un templo para el metal), es una bandera negra sobre el escenario en la que se pueden ver el nombre de las dos bandas que son la excusa de ésta noche: Carajo y Malón. Ambos nombres están a la misma altura y tienen el mismo tamaño, lo cual evoca el espíritu de esta gira. Dos bandas se juntaron para agasajar al público en una sola noche, pero ninguna es más importante, ninguna telonea a nadie, ninguna va a tocar más tiempo que la otra. Por razones obvias una tiene que tocar antes pero la elección de quién va primero parece decidida simplemente al azar. Debajo de ambos nombres una calavera con un hacha clavada en ella explicita el nombre de la gira, un nombre que promete para una promesa que va a ser cumplida.

La fecha abre de la mano de Rencore, banda ya veterana y que juega de local ésta noche, por lo tanto cuenta entre el público con varios seguidores que cantan y aplauden las canciones. El uso de dos guitarras (la única de la noche) desata un infierno de distorsión que junto a la voz potente de Javier Oliveto ponen a tono al público. En un momento de su set Oliveto agradece la oportunidad de estar tocando con estas bandas y se permite ser un poco soñador “[…] quién sabe, algún día podríamos tocar todos juntos con A.N.I.M.A.L y Hermética”; y es que ese es el sueño de varios de los chicos que están esta noche acá, Rencore no es solo una banda, es un grupo de fanáticos del metal y siempre van a soñar con ese tipo de vueltas.

Luego de los locales suben al escenario los visitantes Ciclo de Nicaragua, un trio de rock alternativo, más cercano al sonido de los primero discos de Carajo. La banda conecta muy bien con el público argentino y también agradecen estar tocando esta noche con semejantes bandas. Antes de presentar su canción “Primer Acto” el cantante de la banda reconoce su emoción por estar tocando en “la verdadera cuna del rock latino” lo cual provoca una lluvia de aplausos.

Corvata, Andy y Tery finalmente toman el escenario, el público no ofrece resistencia alguna y se entrega a las primeras notas de “Trágico Mundo Caído”. La banda elige arrancar con cuatro temas de su más reciente álbum (doble) Frente a Frente, entre las que se incluye un ya futuro clásico de la banda, “Shock”. La elección es ciertamente efectiva ya que no solo prepara un fuerte colchón inicial sobre la que apoyará el resto de la lista sino que además permite mostrar el juego de dobles voces que, si bien se ha utilizado desde siempre, explota en esta última producción.

IMG_7619

Estamos muy contentos de poder haber tocado juntos, esto hace diez años hubiera sido posible” dice Corvata antes de hacer estallar viejos clásicos como “Pura Vida” o “Histeria, T.V, Canción de moda” en los que se nota una mayor participación del público tanto a la hora del pogo, como para corear las letras o incluso encargarse de cantarlas por cuenta propia mientras el cantante les deja el micrófono. Ésto no habla mal de sus discos nuevos, sino muy bien de los viejos ya que las canciones lograron envejecer con éxito y desatan una furia nostálgica. Lo mismo pasa incluso con canciones no tan viejas, de su anterior disco, como “Ácido” y “Luna Herida”.

Sobre el final Corvata se vuelve a dirigir al público “La estamos pasando muy bien, vivir es festejar” manifiesta haciendo un guiño a la canción elegida para cerrar la noche, “Joder”. A su izquierda Tery se sube a un retorno del escenario y al retroceder cae de espaldas pero la canción no se interrumpe en ningún momento, se incorpora sonriente, quizás un poco apenado pero nada más. Y así se despiden, sin bises pero con muchos saludos al público, totalmente agradecidos.

IMG_7876

Ahora se produce un cambio importante en la gente, salen del centro muchos adolescentes, algunos se retiran, otros simplemente se quedan más atrás, y en su lugar entran algunos treintañeros, no es un cambio exagerado pero si notorio, y es que en minutos no más van a subir al escenario las ya leyendas del metal, Malón, para una lista que incluiría tanto temas de su repertorio como de su vieja banda Hermética.

Claudio O’Connor no se dirige mucho al público, quien elige hacerlo en un momento de la noche es uno de los dos bajistas, Karlos Cuadrado, (comparte su puesto con Marcelo Bracalente de Jeriko) “Más allá de todo estoy muy contento de estar acá porque yo también soy del oeste […] con Claudio siempre discutimos sobre donde está el agite y…” deja la frase inconclusa porque los aplausos lo interrumpen, no hace falta que diga, al menos esta noche están todos de acuerdo de dónde está.

Al final, las luces se prenden, el público sale del centro bañado en sudor, y un extraño pitido en el oído interrumpe el silencio que queda de la calma que precede al huracán.

.

Texto: Gonzalo Martín Tejido
Fotos:Matias Gregori
***Todas las fotos en nuestro Facebook

.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s