Live!

Cuarta edición del Noiseground Festival

El fin de semana pasado se realizó en Uniclub la cuarta – y tal vez última – edición del Festival Noiseground. El ciclo reúne a algunas de las mejores bandas del circuito Stoner, Slugde, Death y Post Metal – por mencionar algunos estilos –  de nuestro país.

IMG_4342

Los Antiguos | Foto: Lita Pascual

18 bandas se presentaron durante 3 días consecutivos en el local de la calle Guardia Vieja. El primer día comenzó con dos patologías: Hërpes y Gripe. Ambas bandas iniciaron el festival y recibieron a los primeros concurrentes. Hërpes practica un rock Stoner tradicional, por definirlo de alguna manera, aunque no estoy diciendo mucho ya que muchas de las bandas que desfilaron por este festival tienen ese sonido. Los Hërpes tocan encapuchados, agregando una puesta en escena interesante. Gripe es un trío que escapa a los rótulos, pero también poseen el sonido valvular del que hablaba. Más tarde le llegaría el turno a Sutrah, otro trío que viene pisando fuerte en esta escena. Pero si hablamos de pisar fuerte, las dos bandas encargadas de cerrar la primera noche vienen dando pasos firmes y con discos bajo el brazo. Banda de la Muerte salió a romper todo, mezclando canciones de sus trabajos anteriores con las del reciente “8894”  como lo fueron “Ejército de uno” o “Tan distinto a vos”. Todos los sets de las bandas fueron cortos pero directos al mentón; el de BDLM no fue la excepción. La frutilla del postre fue el show de Los Antiguos, el supergrupo del under pesado nacional, que viene de editar “Madera Prohibida”, su nuevo disco, de ahí sonaron temazos como “La culpa al viento”, “La gran campana”, “H.P.V”  mezclados con algunas canciones de “Simple”: “Los grises” y “Hecho a mi medida”, entre otras. Ante un Uniclub lleno, Los Antiguos cerraron el primer día de gran forma, con la arrolladora presentación a la que ya nos tienen acostumbrados.    

El segundo día comenzó con Antedios, un trio formado por gente de Stilte y Los Sprengers, que esa noche se presentó en formato dúo – viola y batería – luego siguieron Valle Del Diablo y Senegal Grindcore Mafia, éste último formado por ex integrantes de la, ya disuelta, banda tucumana Los Random. Una característica de este festival es la camaradería entre los músicos de todas las bandas, que comparten equipos y en algunos casos, integrantes. No se percibe ningún vedetismo y, tanto arriba como abajo del escenario, se ve este clima de hermandad, en este punto la escena se hace fuerte. Si hablamos de Fuerza, hablamos de Altar. La banda de Gonzales Catán desparramó toda su inmundicia en el escenario, los riffs gordos y lentos de Nicolás Villalba y los berridos de Juan Machado dejaron a más de uno con ganas de más, pero los sets son acotados y todas las bandas respetaron su tiempo sobre las tablas.

Banda de la Muerte

Banda de la Muerte

Buffalo es otro de los abonados a este festival, el grupo cuenta con una larga trayectoria y se encuentra en la composición de su nuevo álbum, entre los temas que sonaron estuvo la canción “Temporada de Huracanes”, que según “El pastor” – violero y cantante -, no suele formar parte de los setlist habitualmente. Como adelanto del nuevo disco, que si no escuché mal se llamaría: “Anatomía de la soledad”, sonó “La maldición de San Antonio” (acompañados por Christian de Avernal en voces) y la engancharon con su ya clásica “Batalla de San Antonio”. Sauron, el grupo de los hermanos Larralde, fue otro de los platos fuertes de la jornada. Empezaron con toda la furia de “Humo Eléctrico” y repasaron su discografía en un show intenso donde se escucharon clásicos como “Pus de León”. Pato Larralde siempre es un espectáculo en sí mismo, y dejó algunas frases graciosas como suele hacer. Hablando de la tecnología disparó “Yo soy como Zoolander, la información de las computadoras las sacó a los golpes”. Avernal es uno de los abanderados de la escena extrema local. Con su Death ´n Roll furioso fueron los elegidos para dar el golpe final en la segunda noche del Noiseground.  “La resurrección”,“Huacalera”, “Betray”, “Hoy podés pudrirte” fueron patadas al pecho que terminaron de cerrar otra jornada de Rock pesado.

El domingo la lluvia no daba tregua y encima en todo el país se votaba. Eso no impidió que la gente se acerque al Abasto para la última fecha del festival. Los Asteroide dieron la patada inicial con sus dosis de Stoner y Space Rock, gran debut de la banda de zona Oeste. Los Sprengers, es el nuevo proyecto del Topo Armetta (ex Dragonauta). La propuesta del grupo remite por supuesto a Black Sabbath, pero agregan diferentes sonidos: trompeta y saxofón, por ejemplo. Luego la banda platense Güacho cautivó a todos a pura psicodelia y fuzz. Hielo Negro fue la única banda extranjera del festival, los chilenos sorprendieron a más de uno con la performance brindada. Abrieron con “La cofradía” y, cerveza en mano, brindaron por ser parte de esta movida. La forma de cantar del vocalista Marcelo Palma me remite inmediatamente a Pappo, cálculo que éste habrá sido una influencia. Pulgares en alto para los trasandinos. Luzparís también hacía su debut en el Noiseground, los marplatenses me dejaron una muy buena impresión, no conocía a la banda y lo que vi sobre el escenario el domingo fue más que interesante: 3 violas, bajo, batería, sintetizadores fueron las armas con las que Luzparís nos tomó del brazo y nos invitó a un paseo lisérgico. El broche de oro del festival fue con dos pesos pesados.

Sick Porky está en un gran momento y el show del domingo no hizo más que confirmarlo. “Los que no temen”, “Hordax”, “Dilema del cautivo” fueron algunas de las canciones elegidas de su última placa, mezcladas con otros hits como “Pura Sangre” y “Buitro”, que dejaron el escenario caliente para el acto final. Dragonauta, por su parte, está en una etapa de recambio – otra vez – y por esta razón no estuvo tocando, de hecho, hacía un año que no se sabía nada del grupo. Ya me había enterado que Ariel Solito – batero histórico de la banda – se había alejado del grupo, eso me llevó a pensar que Federico Wolman -primer cantante – tampoco sería de la partida. No me equivoqué. Al abrirse el telón volvimos a ver a Dragonauta como cuarteto. Comenzaron a sonar las primeras notas de “Frozen Neptunian Demons” y la bestia volvió a ponerse de pie. En esta nueva encarnación del maligno, la voz de “Kurgan” – nuevo cantante y bajista – se oye un poco más gutural que la de los queridísimos Armetta Y Wolman. El baterista Leonardo Yegros también cumplió de gran manera con su rol tras lo parches. Aunque extraño verlo a Solito sentado ahí atrás. Será cuestión de acostumbrarme a esta formación. Los riffs demoledores estuvieron ahí, en un setlist apoyado mayormente con temas del último disco “Omega Pentagram” y el anterior “Cruz invertida”. Pasada la madrugada concluyó la 4ta entrega del Festival Noiseground, mientras afuera llovía y todavía se contaban los votos del electorado, los que estuvimos presentes en Uniclub estos 3 días, votaríamos porque el año próximo haya otro.

.

Texto: Tony Esmoris
Foto: Lita Pascual
Todas las fotos en nuestro FACEBOOK:
DÍA 1DÍA 2DÍA 3
.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s