Live!

#IndioEnTandil: “La vida es así”

Aproximadamente 200.000 almas de diferentes puntos del país presenciaron el show del Indio Solari en el Hipódromo de la ciudad de Tandil. Un espectáculo, que dados los momentos que serán descritos a continuación, quedará grabado por siempre en el corazón de todos y cada uno de los que allí estuvieron presentes.

DSC_2632

Largas caravanas de autos, micros, motos y cuánto transporte terrestre exista, se divisaban en los distintos accesos a la ciudad elegida para celebrar la misa India. Pasado el mediodía, la entrada hacia los diferentes puntos de llegada se hacían mas lentos. Algunos optaban por bajar de sus transportes y seguir a pie, otros optaban por tirar la “parri” y, ahí nomas, hacer un asado para amenizar la espera. Mientras tanto el Hipódromo local, poco a poco, recibía a esos que son “Bienvenidos Siempre”.

Accediendo al predio era casi descabellado imaginarlo lleno por completo, pero sobre la hora bastaba alzar la mirada, para romper con la imaginación y darle paso a la realidad, de ver esas miles y miles de personas aplaudiendo e invocando el nombre de su dios, Indio. La infraestructura era prometedora, escenario muy amplio, adornado con una pintura gigante donde figuraba el mismo Solari, con sombrero y sus característicos lentes negros, extendiendo una mano como recibiendo a su gente. Ocho torres de sonido distribuidas en el campo, nada podía fallar. 

Y así, de repente y sorprendiendo a todos, la figura venerada se hacia presente en el escenario. “Por favor, quisiera decirles algo, si me escuchan se lo voy a agradecer. Anda circulando en internet una versión de que estoy enfermo, es verdad. Mr. parkinson me anda pisando los talones, pero acá estoy. No van a bajar del escenario así nomás. Esta es la vida ¡La vida es así!”. De ese modo, Solari tan humano como todos, blanqueo su enfermedad y pidió que no se haga “un mundo” de eso. Si bien fue emocionante, y hasta shockeante, el mismo Indio se encargo de dejar a todos felices y expectantes, en minutos comenzaría el gran espectáculo.

Las luces se apagaron y la fiesta comenzaba, se escuchaba el clásico canto pseudo aborigen y ¡Damas y caballeros, con uds.: Los fundamentalistas del aire acondicionado! Algo de pirotecnia perdida por ahí, ovación más grande de lo que se pueda creer, y sorpresa, los primeros acordes de “Nuestro amo juega al esclavo” detonaron la noche. Euforia, lágrimas de emoción, eso que solo el que ama la música puede explicar. “Pedía siempre temas en la radio”“Porco Rex” “Tatuaje” todas de su etapa solista, encabezaron la lista.  “Vamos a transformar esto en una disco, así movemos el culito” dijo el Indio con una amplia sonrisa, que asomó durante casi todo el show. Así los invitó a bailar con el “Charro Chino”. La siguiente en sonar fue “Esto es to-to-todo amigos” en cuyo adelanto a la canción Solari manifestó que muchos le dicen que es una premonición de lo ocurrido en Cromañon, así como que cada uno tiene derecho a hacer su propia interpretación de las canciones.

10288787_996542527094707_2655869635782354911_n (1)

Para felicidad de los mas ricoteros sonaron “Gran Lady” y “Salando las heridas”. Fue antes de “Cruz diablo” que quizás un poco molesto, el Indio pidió que no arrojen más zapatillas al escenario, que si bien sabe que lo hacen de onda es una pelotudez. Lamentablemente, no captaron el pedido, por el cual el ídolo se mostró aún más molesto, ya que con los zapatillazos, interrumpían a los músicos, ademas de poder causar golpes y demases. Cabe destacar que por estos hechos se corto “Barba azul vs el Amor Letal” en su intro y no fue terminada. La fiesta continuó y la lista siguió su curso con mas éxitos ricoteros como: “El arte del buen comer”“Las andanzas del capitán buscapina”, “Es hora de levantarse querido…”, “La parabellum del buen psicópata” entre otras.  Momento romántico de la mano de la bella “Había una vez” de su último disco Pajaritos, Bravos Muchachitos

“Adieu! Bye Bye! Aufwiedersehen” de alguna manera anunciaba el final del show, pero quedaban momentos fuertes como cuando sonó “Rock para los dientes” “Flight 956”. Sin lugar a dudas fue una de esas noches que nadie quiere que acabe nunca, pero se oyó la frase “Una que sepamos todos”, esa frase mágica que te lleva al pogo más grande del universo: “Jijiji” sonando con dedicatoria al líder de los Stones incluida: “Mick Jagger de qué te la das“. Allí los cuerpos se entregaron al placer, de sentir la locura colectiva, de vivir y festejar ese momento de manera única. 

“Muchas gracias, no se de qué se trata todo esto, no quiero hacerme cargo” dijo sonriente Solari, contemplando las miles de personas que estaban ahí, idolatrando y ovacionándolo una vez mas. Se despidió, por esta vez de su publico. Feliz, sonriente y muy humano. Imediatamnete el cielo se cubrió de fuegos artificiales, en símbolo de despedida. Esta vez ni el clima, ni ningún otro tipo de factor opacó la famosa misa India. De a poco el lugar se fue descongestionando. Mientras, afuera los tandilenses con mucha amabilidad, vendieron comida, bebidas, y ofrecieron las instalaciones de sus hogares, como los baños a sus “visitantes”.

¿Cuándo será la próxima? no lo sabemos, pero si sabemos que a este señor nada lo detiene tan fácilmente.

Foto: Jacqueline Orion
Texto: Mon Romero Mon
***Todas las fotos en nuestro Facebook

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s