Los Espíritus en el Estadio Malvinas: los nuevos aullidos

No hay comentarios
Los Espíritus finalizaron su gira ante un Estadio Malvinas Argentinas colmado. Jugaron en primera y ganaron por goleada.

IMG_3676

La música nacional ha ido gestando en los últimos años a sus nuevos referentes, dos de los más reconocidos han salido del indie emergente: Él Mató a un Policía Motorizado y Los Espíritus. Ese mismo sábado, ambas bandas daban shows en lugares reconocidos: El Chango y compañía cerraban el FestiLaptra en el Konex y Los Espíritus llevaba por primera vez a una banda del género a un estadio. Es interesante pensar a Prietto y compañía por dentro del círculo emergente que se para frente a este clima político.

Previo al comienzo del show, el grupo de percusión Ensamble Muraturé copó el centro del estadio. El Malvinas es un lugar nuevo tanto para Los Espíritus como para su público que los suele ver en otros lados. Así que había que romper el clima, tomar los espacios que ahora eran mayores. La gente iba ingresando al lugar y contagiándose de la energía de la percusión. Un círculo delimitado rodeó a los músicos para luego irse rompiendo y quedar en un mar de baile y expresión.

IMG_3663

Los Espíritus arrancaron el show con “Huracanes”, tema que también abre su nuevo y aclamado disco. Agua Ardiente es el disco nacional del año sin lugar a duda. Luego de lo que fue Gratitud la banda dejó la vara alta y logró superarse con nuevos matices.

El blues y rock le salen por inercia mientras incluyen percusión y la resonancia de una guitarra que ya es la favorita de muchos. Temas como “La Mirada” juegan con esa variabilidad, en vivo se potencia de manera creciente hasta culminar en el famoso verso “El trabajo dignifica eso dice mi patrón” que a esta altura ya es de todxs. Hay un juego interesante de lo que se dice y cómo se dice, no hace falta la descomunal para poder plantarse en este caso. Tienen su impronta de crítica social y política desde el lugar propio del arte. Como las grandes obras beats que se resumen en el Aullido de Ginsberg, hay una manera de decir que sin ser una banda de protesta, llega y hace reflexionar a través del ritmo y el registro común. Es el encontrarte a compañerxs de la facultad o trabajo cantando y sintiendo lo mismo.

Son esos paisajes urbanos que tan bien se pueden apreciar en “Perro Viejo”. El tren, bondi o subte y la movilidad de la clases bajas forman parte de un mismo lenguaje.

IMG_3739

Hacia el final del show, la banda sumó a Walter Broide de Poseidótica y su bombo legüero, Tulio Simeoni de La Patrulla Espacial en percusiones y Tomas Vilche de Los Bluyines en guitarra. “El Palacio”, “Alto Valle” y “Vamos a la luna” mostraron una gran comunión entre los músicos que dio como resultado uno de los momentos más folk psicodélicos del show.

Los últimos bises del show fueron “Noche de Verano” y “La rueda que mueve al mundo” creando una real en el medio del público que disfrutaba la última presentación del año de la banda. Al finalizar, Prietto daba gracias una vez más a todos y recordaba la pregunta acerca de Santiago Maldonado que signó este año de conmoción.

A continuación, te dejamos nuestras fotos de la fecha 👇👇
📷 Karina  Adorno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s