Bad Religion y The Offspring: una noche en el Luna Punk

La noche de jueves en la ciudad de Buenos Aires corrieron aires californianos.

Apenas fue anunciada la fecha de Bad Religion junto a The Offspring ya se postulaba como uno de los eventos del año. La conjunción de dos bandas tan icónicas del punk californiano (dimensionando la resonancia que tuvo este movimiento en nuestro país) tocó varias fibras sensibles en sus seguidores.

La jornada de jueves comenzó con la presencia de Charlie 3 sobre el escenario del Luna Park. La banda que viene tocando desde fines de los noventa fue el crédito local de la fecha, cristalizando de algún modo la incidencia que tuvo en nuestro país movimientos como el punk californiano, entre otros. Tal es así que nos podemos remitir al cover que la banda hace de “Change of Ideas” de Bad Religion (en youtube se puede encontrar el video de cuando lo interpretaron en la visita que la banda californiana hizo en 2001).

Bad Religion selló otro exitoso paso por nuestro país. Un set preciso que condesó varios clásicos y temas emblemáticos que la banda fue cosechando en sus más de treinta años de carrera. Sin mucha parafernalia, con un telón de fondo con la inscripción de la banda, comenzó a sonar el primer tema: “21st Century (Digital Boy)”. Un gran número de personas dijeron presente en esta fecha, teniendo en cuenta la situación económica que atraviesa el país, esta fue una gran apuesta que mucha gente decidió acompañar. “Anesthesia”, “Stranger Than Fiction”, “Generator”, fueron algunos de los temas que siguieron.

El show fue una muestra de la vigencia que mantiene hoy por hoy la banda tanto por su sonido como sus mensajes que siguen encajando en los contextos sociales. La obra de Bad Religion ha sido siempre un espacio de discusión y reflexión acerca del poder y la realidad social. Días antes, Greg Graffin en una nota decía lo siguiente: “Sigo creyendo que ser punk es tener algún tipo de verdad importante en el interior, más allá de la superficie”. Y ese es capaz uno de los puntos que siguen causando interés en su público y las nuevas generaciones que se suman a escucharlos, la mirada del punk más centrada en inquietudes y reflexiones por encima de lo meramente estético.

El cierre de la jornada tuvo como anfitrión a Dexter Holland y compañía. Cada visita de The Offspring a nuestro país está marcada por una patrón en común: efectividad. Fuerte y al medio, la banda se despacha con sus numerosos hits que marcaron toda una generación. En esta caso, la propuesta va más por el lado del disfrute y lo enérgico del vivo. Comenzando con “Americana” y terminando con “Self Esteem”, Offspring te tira por la cabeza toda su exitosa carrera musical y, además, se da lugar para incluir dos covers como “Blitzkrieg Bop” de Ramones y “Whole Lotta Rosie” de AC/DC. Y es admirable en un algún punto porque sabes que no te va a defraudar. El colorido y el público agitando constantemente culminaron la fecha tan esperada.

Lo bueno: una gran noche a puro punk rock con dos inmensas bandas, lo malo: así como le pasó a Ed Sheeran en el Luna Park, varios volvieron a sus casas sin sus celulares.

Texto: Florencia González
Fotos: Jacquline Orion 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s