El Cosquín Rock celebró sus veinte años de vigencia

El reconocido festival celebró su vigésima edición a pura música y diversidad.

 

View this post on Instagram

#CosquinRock 20 Años

A post shared by UnderShutter (@undershutter) on

Con público para todas las distintas propuestas, el Cosquín Rock celebró sus veinte años de vigencia en la escena musical local. El festival que reúne a gente de todo el país propuso una grilla variada con presencias de todo tipo y cada una obtuvo respuesta por parte de los presentes. Dos jornadas a pura música donde la lluvia, esta vez, dio tregua.

Los años y la tradición

Pasan los años y el Cosquín se va aggiornando a las nuevas expresiones musicales sin perder su escencia. Los clásicos dijeron presenten en estos festejos por los veinte años, Divididos y su show eficaz que nunca defrauda fue uno de los puntos altos. La presencia de Skay y todo lo que conlleva ha sido uno de los pilares a lo largo de estas dos décadas. Los Caballeros de la Quema tuvieron su debut en el festival tras una extensa carrera, una de las bandas que saldó con creces su presencia. Empapándose de las nuevas generaciones, Iván Noble actualizaba una de las recordadas líneas de “Todos atrás y Dios de nueve”, ya no se trata de ser el más Sid Vicious de la cuadra sino más bien Duki.

Entre rocanrol y trap el pequeño escenario Córdoba X fue el lugar elegido para uno de los shows más apasionantes del festival: Dos Minutos. Una catarata de punkitos clásicos, uno atrás del otro reconfortaban el alma joven de muchos presentes. Caos, problemas de sonido, barro y todo lo desprolijo que podía pasar sucedió frente a una multitud que no se quiso perder ni un segundo. Por su parte, Sr. Flavio trajo los aires costeros al Escenario Popart XXI. Junto a su familia que también es su banda, el bajista compartió parte de sus temas solista y algunos clásicos de Los Fabulosos Cadillacs. Varios músicos reconocidos también mostraron sus nuevos proyectos: el caso de Fernando Ruíz Díaz con Vanthra y Mariano Martínez & Animales en Cautiverio, quienes repasaron clásicos de Attaque 77 y algún que otro cover.

Babasónicos no podía faltar si de innovación se trata. La banda se encuentra en la gira despedida de Discutible, su último disco. Dárgelos y compañía se presentaban después de Ysy A y antes que Cazzu, todo un síntoma de lo que es saber congeniar entre las nuevas propuestas musicales. Quienes tuvieron su momento aperte fueron los mexicanos de Molotov. Participaron los dos días del festival con un show dado en una carpa propia que se colmó ambos días. Llegaron a Córdoba bajo el formato “El Desconecto”, parte del MTV Unplugged que realizaron en 2018. 

 

Alguien hizo trap, trap, trap

Las nuevas nuevas generaciones han ido imponiendose por peso propio en las grillas festivaleras y el Cosquín Rock no fue la excepción. Hoy por hoy los nuevos sonidos y tendencias pasan por la música urbana y sus derivados. En ese aspecto, nuestro país fue forjando su propia tradición hace bastante tiempo y ha visto su explosión en los últimos años. Tal es así que el icónico festival cordobés tuvo un espacio privelegiado para estxs artistas. Cazzu, Duki (demostró un gran despliegue en vivo), Ca7riel y Paco Amoroso, Bhavi, Ysy A fueron algunas de las presencias que congregó a un gran número de público. Un caso aparte parece ser el de Wos, quien ha atravesado todo tipo de límite compartiendo escenario con los más diversos artistas. Recordemos que a fines del año pasado agotóen dos oportunidades un lugar tan fuerte como el Luna Park. Su set en el Cosquín fue tan intenso como sincero, sin ocultar algún tipo de incoveniente. El campo del predio mientras permaneció en el escenario se llenó de curiosidad e intriga: ver quién es este pibe que la viene rompiendo. Y nadie se lo quizo perder.

Hay una idea que se fue instalando y ahora vemos desarticularse: el placer culposo. Varias veces hemos escuchado cómo algunos gustos musicales que salían de la norma “rock nacional” eran justificados bajo este mote, como si se tratase de algo malo. Hoy, ese anhelo de diversidad que nos atraviesa en varios puntos, nos lleva a lo que mencionó Cazzu en su show: poder estar escuchando Led Zeppelin al palo pero después cantar “Loca” de Khea de pe a pa. Ya no hay que “justificar” y por eso las remeras negras rockeras invadían los escenarios de traperos. La juventud musical encuentra sus herramientas y el terreno justo donde desplegar su arte: las redes, plazas y, ahora, escenarios grandes.

 

Charly, siempre Charly

La baja de Charly García en el festival fue una de las noticias que resonó en la previa del Cosquín Rock. Pese a este incoveniente, la banda del ícono nacional dijo presente en el escenario principal para repasar sus grandes éxitos. El set fue un verdadero éxito, artistas de distintos estilos se sumaron para darle voz a cada una de las canciones aportandole su propio estilo. La autenticidad de Louta en “Me siento mucho mejor”, la cálidez de Nathy Peluso en “Promesas sobre el bidet”, Ciro en su mejor vesións festivalera en “Demoliendo Hoteles” y una sentida interpretación de “Asesiname” por parte de Bándalos Chinos fueron algunos de los momentos que tuvo el segmento Charly García. 

 

Las calles en los escenarios

Hace varios años los escenarios fueron comprendiéndose como espacios de comunicación más allá del espectáculo en sí. Tal es el punto que un año antes el escenario del Cosquín Rock fue el espacio donde se realizó el reclamo por mayor presencia femenina en los fesivales. Hoy, con una Ley aprovada, la presencia de mujeres en los distintos espacios es celebrada y aplaudida. Así lo remarcaba Eli de Los Gardelitos antes de compartir un tema con Cazzu. Nathy Peluso, Celeste Carballo, Hilda Lizarazu, Rosario Ortega, Julieta Rada fueron algunas de las que dijeron presente.

Los símbolos de lucha se multiplican en los artistas: desde el pañuelo por la lucha del Aborto Legal, Seguro y Gratuito en el rostro de la bajista Natasha Iurcovich hasta Mollo reconociendo una wiphala entre el público y así mandar un mensaje de apoyo a Evo Morales que el propio mandatario replicó en redes sociales. 

.

Así pasaba una nueva edición del Cosquín Rock que reúne música, nuevas estéticas y puntos de vista apuntando hacia la diversidad sin olvidar las raíces. 

Fotos: Jacqueline Orion
Texto: Florencia González

 

 

 

 

 

hgjghj

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s